Belchite, el recuerdo de una tragedia.

Belchite, el recuerdo de una tragedia.

Arrasado durante la guerra civil, el pueblo viejo de Belchite yace en ruínas en una de las zonas más áridas del centro de Aragón, cargado de historias de sufrimiento y muerte, en el que se conoce como el pueblo muerto.

Aquí ya no hay luz ni agua ni nadie que pueda utilizarlos. Sólo hay silencio y ruinas: fachadas destrozadas, que a duras penas se mantienen en pie, de los edificios y casas que un día fueron el hogar de alguien. Miles de muertos en tan solo unos días. Tres cambios de mando y orden. Todo quedó igual, platos en la mesa, el cartel de la escuela…El recuerdo de una tragedia.

Calle Mayor

Se acerca la hora de la próxima visita y Jesús Larraz llega en su bicicleta ataviado con el uniforme de cabo de la Infantería Nacional y portando un mauser modelo 1916. Desde hace dos años forma parte de un grupo dedicado a recrear batallas históricas y a dar la bienvenida a los visitantes.

Jesús Larraz haciendo guardia en el Arco de la Villa.

Al cruzar el Arco de la Villa uno se encuentra con el efecto de un pueblo arrasado. Debo confesar que me vinieron a la cabeza tantas historias que había escuchado de sucesos paranormales y salvo un maniquí cubierto por una sábana que asomaba a través de una de las ventanas del pequeño museo de la entrada, no hubo ninguna aparición fantasmal. También es cierto que quizá esa hora de la tarde no fuera la más idónea para ir de cazafantasmas y sí en horario de visitas nocturnas.

Arco de la Villa desde la Calle Mayor.

Arco de la Villa | Copyright © Miguel Galmés

Arco de la Villa

Aunque existen restos prehistóricos en la zona, los cronistas árabes son los primeros en nombrar la ciudad, que fue poblada por grupos beréberes dependientes de los Reyes taifas de Zaragoza hasta ser tomada por los ejércitos cristianos de Alfonso I de Aragón, convirtiéndose en población fronteriza. A partir del siglo  XIV se construyeron muchos de los monumentos que se han conservado hasta nuestros días.

Iglesia de San Agustín (Hermanos Agustinos) Siglo XVIII | Copyright © Miguel Galmés

Iglesia de San Agustín (Hermanos Agustinos) Siglo XVIII

La guía nos lleva por las calles flanqueadas por fachadas de estilo mudéjar que juegan a mantener el equilibrio explicando cómo fue la vida antes del desastre. La ciudad tenía comercios y bancos, siendo una de las más prósperas de la zona, y alrededor de  3.800 personas vivían allí.

Fachadas

Fachadas

Pueblo Viejo de Belchite

Arrasado durante la guerra civil, el pueblo viejo de Belchite yace en ruínas en una de las zonas más áridas del centro de Aragón, cargado de historias de sufrimiento y muerte, en el que se conoce como el pueblo muerto. Más en: www.miguelgalmes.com https://www.facebook.com/unaexcusaparaviajar

Pero la mala suerte ya se había cebado con Belchite en el pasado. Antes de la Guerra Civil la localidad ya había sido escenario de cruentos enfrentamientos durante la Guerra de la Independencia, en la que las tropas francesas se hicieron con la ciudad. Napoleón celebraría esta victoria inscribiendo el nombre de Belchite en el arco del Triunfo de París. Más tarde las guerras Carlistas  también sacudirían la población.

Iglesia de San Martín de Tours. Siglo XIV.

Iglesia de San Martín de Tours. Siglo XIV.

Iglesia de San Martín de Tours. Siglo XIV. | Copyright © Miguel Galmés

Iglesia de San Martín de Tours. Siglo XIV.

En el 1937 se inició una batalla de viarias semanas por la toma de la ciudad,  que no tenía importancia militar ni estratégica, pero que terminaría convirtiéndose en un capítulo importante de la batalla de Zaragoza. Los francotiradores se apostaban en los campanarios y torres, y los combatientes tenían que avanzar por el interior de las casas, derribando muros y ganando posiciones en una lucha cuerpo a cuerpo. Cuando las tropas nacionales se hicieron con el mando del pueblo se estima que habían muerto seis mil personas bajo las balas de ambos bandos.

Torre del reloj y la cruz de hierro forjado, erigida después de la guerra, en homenajea a los caídos. | Copyright © Miguel Galmés

Torre del reloj y la cruz de hierro forjado, erigida después de la guerra, en homenajea a los caídos.

Finalizada la Guerra Civil, Belchite había quedado devastado, sin ser reconstruido porque el régimen quiso dejarlo como recuerdo de las atrocidades que hizo el bando contrario,   a pesar de haber prometido reconstruirlo. La construcción del Belchite Nuevo se llevó a cabo con prisioneros y el Viejo no fue abandonado del todo hasta los años 60.

Copyright © Miguel Galmés

Versos en la puerta de la Iglesia de San Martín de Tours. Pueblo Viejo de Belchite: Ya No Te Rondan Zagales, Ya No Se Oirán Las Jotas Que Cantaban Nuestros Padres (Natalio Baquero.). | Copyright © Miguel Galmés

Versos en la puerta de la Iglesia de San Martín de Tours. Pueblo Viejo de Belchite: Ya No Te Rondan Zagales, Ya No Se Oirán Las Jotas Que Cantaban Nuestros Padres (Natalio Baquero).

Hasta hace unos años las ruinas de Belchite se podían visitar por libre, a cualquier hora, pero hoy el recinto del pueblo viejo se encuentra vallado y es indispensable concertar una visita en grupos guiados para poder recorrer sus calles.

Pueblo viejo de Belchite | Copyright © Miguel Galmés

Pueblo viejo de Belchite

Belchite, febrero de 2016.
Más imágenes en la galería y en flickr
Síguenos en facebook

Hay 2 comentarios

  1. Mariano Rubio

    Impresionante, mi abuelo estuvo es esa batalla con tan solo 17 años del lado de los republicanos, yo lo visité en el año 2007. Saludos desde Buenos Aires, Argentina.

    • Miguel

      Hola Mariano,

      Debió ser muy emotiva esa visita en 2007 sabiendo que si abuelo estuvo allí. Todo el que lo visita sale un poquito tocado por todo lo ocurrido allí.
      Muchas gracias por la visita y el comentario. Me alegra saber que el artículo ha llegado hasta Argentina.

      Puede seguir las publicaciones desde http://www.facebook.com/unaexcusaparaviajar

      Saludos desde España.


Publicar un nuevo comentario

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies