DÍA 121: El techo del mundo.

DÍA 121: El techo del mundo.

Desde arriba todo se ve mejor, mientras no haya algo que te lo impida, claro. Desde la ventanilla del airbus 320 veía con un poco de pena, debo admitirlo, mis últimas imágenes de China correr a toda velocidad mientras el avión se elevaba por la pista del aeropuerto de mi ya querida Xi’an. Dos vuelos, uno de Yangshuo a Xian donde pasamos la noche en en aeropuerto y este desde Xi’an para alcanzar el país de los Himalayas.

Lo que comenzó como un día totalmente despejado se convirtió en un manto de espesas nubes blancas que no dejaban ver la superficie terrestre a los pocos minutos del despegue mientras nos dirigíamos hacia el oeste. Así me quedaría con las ganas de ver la meseta del Tíbet y hasta su capital, Lhasa. Ya que no había podido ir debido a los desorbitados precios que piden por un tour, al menos la podría ver desde el cielo. Pero no, el avión pasaría sobre Lhasa y la única vista serían espesas nubes como algodón.

nubes

Todavía me quedaba otra baza, contemplar el Everest, pero ya no estaba tan seguro de si nuestra ruta pasaría cerca o no. De repente un gran pico emergía entre el manto de nubes por las ventanillas del otro lado del avión. No podía ser!!. El Everest estaba pasando a través de las ventanillas del lado izquierdo y yo, estupefacto, casi no alcanzaba a verlo desde el lado derecho.

pasajeros

Ni Lhasa ni Everest, sólo me quedaba contemplar aquellas nubes tan fotogénicas y llevármelas de recuerdo de un vuelo que era mejor olvidar hasta que de repente las pantallas, que sólo se habían bajado para mostrar el video de procedimientos de seguridad previo al despegue,  comenzaban a bajarse y a mostrar el mapa de la ruta.

mapa

Entonces el comandante pronunció las palabras mágicas: «Señoras y señores pasajeros en unos instantes podrán contemplar por  el lado derecho del avión el Monte Everest, la montaña más alta de la Tierra». Y pegado a la ventanilla alcancé a ver a lo lejos aquella maravilla.  Poco tardé en preparar la cámara y esperar que pasara frente a mí.

Allí estaba, el pico más alto del planeta, el techo del mundo, frente a nosotros. Y sólo podía pensar en el esfuerzo sobrehumano de quienes han conseguido coronarlo y los muchos que no han vuelto para contarlo. Otros lo visitan hasta su campo base en un duro trekking de varios días. Yo, de momento, he tenido la gran suerte de verlo desde mucho más arriba y he quedado impresionado con semejante belleza. Ya no me iré de Nepal sin no haberlo visto, aunque haya sido desde la comodidad de un asiento a 35.000 pies de altura y bebiendo un zumo.

Monte Everest 1

Monte Everest 2

Sus 8848 metros de altura ponen al Monte Everest como la montaña más alta del planeta, situada en la frontera entre Nepal y China.

Casi una hora después el avión tomaba tierra en Katmandú, en una de las aproximaciones a un aeropuerto más turbulentas y técnicas que recuerdo rodeados de unos espectaculares cumulonimbos.

 

Gracias por la visita, los comentarios son muy bienvenidos!!

Nepal, octubre 2018
Recuerda que puedes seguir el viaje desde Facebook e Instagram.
Más fotos en la galería.

 

Sin comentarios

siete + diez =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies